Brasilia y Oscar Niemeyer

El 1.883, Don Bosco, un sacerdote salesiano que vivía en Turín soñó que surgiría una nueva civilización en el centro de Brasil, entre los paralelos 15 y 20. Este sueño se extendió entre los brasileños y en la Constitución de 1.891 se reservó parte del territorio para la construcción de la nueva capital. Sin embargo, no fue hasta 1.955 que el presidente Kubitschek propuso llevar la capital del país desde Río de Janeiro hasta nueva ciudad en el centro del país que se llamaría Brasilia. El presidente prometió un progreso de 50 años en tan sólo 3 que fue el tiempo récord empleado para la planificación y construcción de una nueva ciudad capitalina de la nada. Cientos de miles de campesinos pobres del nordeste fueron a trabajar día y noche en el megaproyecto para acabarlo a tiempo y en 1960 la capital se trasladó a Brasilia. 

El proyecto corrió a cargo del arquitecto Oscar Niemeyer, el paisajista Burle Marx y el urbanista Lúcio Costa. El plano de la ciudad tiene forma de avión, teniendo los edificios gubernamentales en el fuselaje y los bloques de apartementos en las alas. 

La impresión nada más llegar es de una ciudad inmensa que se situa sobre una meseta enorme, sin montañas o mar a la vista. Las avenidas son muy anchas con edificios muy parecidos y siempre con una buena separación entre ellos. Se trata de una planificación perfecta en cuanto a amplitud y organización. Sin embargo, resulta bastante fría ya que ante la imposibilidad de caminar por la amplitud de las distancias no hay gente prácticamente en la calle. Tampoco se demasiado comercio ni vendedor ambulante como en el resto de Brasil. La mayor parte del comercio se centra en los “shoppings”, centros comerciales enormes donde pasa el tiempo de ocio la gente. La sensación que te da es de una ciudad que se hizo de la nada y en medio de la nada. No tiene historia, no tiene sabor y parece bastante fría. Puede ser un fiel reflejo de los políticos brasileños: fríos y distantes a los problemas de su pueblo. Tampoco dediqué demasiado tiempo a Brasilia, probablemente necesitas más tiempo para ver qué tiene que ofrecer. 

Lo que más me llamó la atención de Brasilia fue la obra de Oscar Niemeyer. Este arquitecto se adelantó a su tiempo con obras tan futuristas como su “ Museo Nacional” que parece una nave espacial que aterrizó en Brasilia antes de que se construyese la ciudad. Se trata de una semiesfera blanca de formas perfectas que emerge de la tierra sobre una gran esplanada.

He encontrado un blog de arquitectura que trata el tema de Brasilia más ampliamente.

Catedral de Brasilia: 

dsc00096.jpg

Museo nacional:

museo3.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: