Archivos de la categoría ‘Música brasileña’

Chico Buarque de Holanda: Samba de Orly

septiembre 21, 2007

Chico Buarque de Holanda es uno de los mejores compositores de la música popular brasileña. Destaca por sus letras intimistas y por su compromiso con la oposición a la dictadura militar que gobernó Brasil durante 20 años desde 1964. Sus letras comprometidas le obligaron a exiliarse en Italia en 1969.

Samba de Orly es una de sus canciones que más me gustan. Habla del sentmiento de morriña o saudade de los exiliados brasileños en Europa y de sus ganas de volver a su país.

Aquí le vemos interpretándola con Toquinho que le acompañó en aquella época de gira por Italia:

Caetano Veloso

agosto 24, 2007

No puedo terminar mi pequeño recorrido por los grandes de la música brasileña sin hacer un pequeño homenaje al baiano Caetano Veloso. El otro día pasé por Santo Amaro, Bahía, donde nació hace 65 años. Este compositor, guitarrista y cantante es uno de los músicos brasileños más influyentes de los últimos 30 años. Formaba parte de una familia de 8 hermanos, algunos de ellos músicos, como su hermana pequeña, la cantante María Betanha, a la que él mismo bautizó, inspirándose en una canción de la época.

Su carrera empezó a finales de los 60 fuertemente influenciado por la bossa y muy en especial por el guitarrista Joao Gilberto. Su mayor contribución a la música popular brasileña fue la creación junto a Gilberto Gil, María Betanha y Gal Costa, del movimiento del Tropicalismo. Este movimiento abrió la música brasileña a influencias extranjeras de éxito en aquel momento en todo el mundo como el rock y la psicodelia. El Tropicalismo fundía todo tipo de música brasileña con guitarras eléctricas, los Beatles, Jimi Hendrix, etc. En un principio este movimiento fue muy criticado por la intelectualidad brasileña que temía que se perdiese parte de su identidad. Después, pudieron comprobar que no sólo no se perdía si no que se revitalizaba ya que el Tropicalismo tiene una profundas raíces en todos los estilos de música brasileña y además permitió una más fácil exportación a otros países.

caetano-veloso.jpg

La dictadura militar que duró en Brasil hasta 1.985 censuró e incluso prohibió algunas de sus canciones por ser “antibrasileñas” o izquierdistas. Su compromiso social le obligó a exiliarse en 1.969 junto con Gliberto Gil (actual ministro de cultura) a Inglaterra, tres años después volvió a Brasil.

Caetano Veloso es un artista muy prolífico con más de 50 discos y bandas sonoras de películas como “Hable con ella”. Esta es la canción que más fama le dió en España (después de 30 años de carrera), “Cucurrucucu Paloma”:

Un españolito bailando música brasileña

agosto 19, 2007

 c3po.jpg

Después de unas cuantas noches de marcha brasileña me he dado cuenta de que, bailando en compraración con esta gente, soy un palo, un hierro, Terminator I, C3PO, una mantis, un tullido anquilosado. No sé de donde demonios los guiris tienen la idea de que los españoles somos los reyes del mambo bailando. Debe de ser por aquello de los latinos de sangre caliente, pero está claro que esa fama se la merecen los latinoamericanos porque los latinos a secas, rien de rien. Si hacemos un recorrido por el mediterráneo, lo máximo que encontramos es el flamenco, que en España no baila ni blas.

En Sudamérica en cambio cada país tiene incontables bailes: salsa, merengue, forró, samba, pagodé…Aquí en Brasil, en muchos bares tocan en directo y todo el mundo baila y sabe bailar. La influencia de culturas africanas e indígenas les otorga un sentido del ritmo que nosotros no tenemos. Han sido ya unos cuiantos los que han intentado enseñarme a bailar samba y forró pero el resultado ha sido bastante lamentable. Sobre todo porque a mí eso de uno, dos, dos, uno, etc. se me da como el culo, en cuanto me pongo a pensar en los pasitos me olvido de la música. En definitiva, bailo a mi aire y me lo paso mucho mejor, pero claro, nada que ver con bailar samba. La verdad es que me dan mucha envidia porque se lo pasan pipa bailando. Estaría bien que en España aprendiésemos un poco, más música en directo y más bailar.

Elis Regina

agosto 11, 2007

En cuanto pregunté un poco quiénes eran las grandes cantantes de la música popular brasileña, casi todos coincidieron en mencionar a Elis Regina como la más grande entre otras como Gal Costa, María Bethania, María Creuza, Miúcha y Astrud Gilberto.

Elis Regina, al igual que João Gilberto, era una perfeccionista que entrenaba su voz hasta la extenuación. Se exigía mucho a sí misma a todos los músicos que colaboraron con ella. Grabó un disco con Tom Jobim, Elis & Tom, que está considerado el mejor de la historia de la bossa nova. Grabó también con otros artistas como Chico Buarque, Badem Powell y Caetano Veloso.

Tenía mucho caracter y fue una artista compremetida con los problemas sociales brasileños y contra la dictadura brasileña de los 60 y 70. Era conocida como la “pimentinha”.

En 1.982 murió a la edad de 36 años por una sobredosis accidental de cocaína mezclada con alcohol. Al morir tan joven, los brasileños la elevaron a la categoría de mito.

Aparte de la intensidad de su voz, Elis tenía mucho carisma y estilo:

“Aguas de marzo” con Tom Jobim, me encanta la frescura con que canta esta canción y  como lleva el ritmo:

João Gilberto

agosto 7, 2007

João Gilberto es otro de los grandes artistas de la música popular brasileña. Es, junto con Tom Jobim y Vinicius de Moraes, el padre de la bossa. Tom componía la música, Vinicius escribía las letras y el guitarrista João Gilberto era su mejor interprete.

João Gilberto nació en Bahía en 1.931. En la década de los 40 empezó a escuchar jazz norteamericano en las tiendas de discos de artistas como Duke Ellington. Él mismo aprendió a tocar la guitarra a los 14 años y a partir de entonces se dedicó en cuerpo y alma a perfeccionar su técnica.

A partir de los 18 años empezó a intentar salir adelante como músico profesional tocando en locales de Bahía. Trabajaba toda la noche y dormía de día. Sin haber conseguido mucho éxito viajó a Río para probar suerte, siempre viviendo de prestado en casas de amigos. Aún pasando penurias económicas siempre se negó a interpretar piezas comerciales de baja calidad o a tocar en sitios en los que la gente pudiese hablar o hacer ruido. Solía decir que “no se puede contaminar el silencio puesto que es sagrado”. Formó varios grupos de escaso éxito y algún grupo le echó por su informalidad.

No fue hasta 1.958 cuando grabó para la compañía brasileña Odeon el disco que le lanzó. Por una cara tenía “Chega de Saudade” de Tom & Vinicius y por la otra “Bim Bom”. Unos meses más tarde publicó “Desafinado” y “Obla-la-lá”. Estos discos se consideran los primeros discos de un nuevo movimiento musical llamado bossa nova.

En ese momento rompió con todas las reglas establacidas del samba.  En primer lugar por su forma de cantar baja y suave, casi susurrando, que contrastaba con los vozarrones de samba que se escuchaban en las radios de la época. Su forma de tocar la guitarra fue también una revolución ya que se bastaba con ella para conseguir el ritmo del samba eliminando todos los instrumentos de percusión.

Después de su éxito en Brasil su música llegó rápidamente a EE.UU donde grandes jazzistas se vieron influenciados por su música. En 1.964 fue invitado por Stand Getz para grabar un disco con Tom Jobim y la voz de la que por aquel entonces era su mujer, Astrud Gilberto. El disco Getz/Gilberto fue un gran éxito vendiendo más de un millón de copias y ganando varios Grammy.

João Gilberto es de los pocos grandes artistas brasileños de aquella época que sigue con vida. Vive a caballo entre Río y Nueva York. Sigue trabajando y lanzando discos. No concede muchas entrevistas y hace un poco lo que le da la gana. Toca la guitarra de noche y duerme de día.

No necesita más que su cálida voz y su guitarra, “Chega de Saudade”:

Antonio Carlos Jobim

agosto 3, 2007

Tom Jobim es sin lugar a dudas el compositor brasileño más importante del s.XX y probablemente de todos los tiempos. La ciudad de Río de Janeiro honró en 1999 (5 años después de su muerte) a este enorme artista bautizando a su aeropuerto internacional, el más importante del país, con su nombre. Cualquier visitante que llega a Río a través de este aeropuerto se puede hacer una idea de lo importante que es la música en Brasil.

Curiosamente,  en una época en la que las radios y discográficas brasileñas despreciaban a la música popular brasileña (MPB) y dada la gran proyección internacional que él mismo había conseguido, Tom Jobim dijo que la única salida para los músicos brasileños era el aeropuerto de Galeão. Otro argumento para poner su nombre al aeropuerto fue que compuso el “Samba do Avião” (Samba del Avión) que habla de la alegría del vuelo de vuelta a Río y del reencuentro con sus soleadas playas: “Rio de sol, de céu, de mar / dentro de mais de um minuto / Estaremos no Galeão”. 

Tom Jobim compuso los temas que más proyección han dado a la música brasileña, en especial a la Bossa Nova. Entre tantos destacan “Desafinado” y “Chega de Saudade”, que se consideran los percusores de ese nuevo estilo que introducía el jazz en el samba. Tocaba varios instrumentos pero solía sentarse al piano. Durante su carrera colaboró con los mejores artistas brasileños que le acompañaban con otros instrumentos, cantaban sus canciones o escribían letras para su música. Este es el caso de Vinicius de Moraes que fue su principal “parceiro” desde finales de los 50. Iniciaron su transcendental colaboración entre whiskies en la “uisqueria” Casa Villarino en el centro de Río allá por 1.956. Su primera colaboración fue el encargo de Vinicius a Tom para que compusiera la música de su drama “Orfeu da Conceiçao”, de la que más tarde se realizó su versión cinematográfica con enorme éxito ganando la Palma de Oro de Cannes y el Óscar a la mejor película extranjera. 

 En 1962, Tom y Vinicius estaban tomando algo en la terraza del bar Veloso en el barrio de Ipanema, en el sur de Río, cuando vieron pasar contoneándose a una chica que causó tal impresión en ellos que les inspiró para componer “Garota de Ipanema”, la canción brasileña más versionada de la historia. Se dice que nada más verla sacaron papel y bolígrafo y se pusieron a escribirla pero en realidad se fueron a casa a sudar el trabajo durante unas cuantas semanas. Antes de escribir este tema Tom ya había compuesto muchas canciones con un éxito enorme y de mayor calidad, pero a partir de entonces la bossa tuvo una proyección internacional enorme.

Tras ese enorme éxito Tom vivía a caballo entre Río y Los Ángeles donde colaboró con muchos artistas americanos de la talla de Frank Sinatra. Trato de imaginar como vivían estos tíos durante esos años en Río y me produce nada más que envidia. Vivían de lo que más les gustaba hacer en una ciudad maravillosa, rodeados de amigos y mujeres hermosas…Además, como he podido comprobar incluso hoy en día, la música en Río estaba en la calle, por lo que el proceso creativo era continuo, mezclando “el trabajo” con la diversión. Fue una época en que la ciudad vivió un apogeo económico y cultural. Durante esos años estos artistas tuvieron un éxito enorme y sin embargo, siempre mantuvieron una vida más bien sencilla y cercana a la gente. No se encerraron en mansiones como los grandes artistas norteamericanos. Los artistas brasileños son muy conscientes de que la vida y su inspiración están en la calle. Durante los últimos días de su vida, Tom Jobim se paseaba a diario por el jardín botánico de Río, que ahora lleva también su nombre, y comía junto con sus amigos en una churrasquería cercana.  

Tom Jobim toca en el concierto de jazz de Montreal el tema instrumental “Wave”:

Tom Jobim & Vinicius de Moraes – “A felicidade”:

 

Estrella da Lapa y Los Democráticos

agosto 3, 2007

Para terminar mi periplo nocturno por Río fuí una noche a un concierto de electro-samba en un local  tipo discoteca con varias plantas abiertas a un escenario central. Por lo visto el grupo que tocaba no lleva mucho tiempo pero ya han conseguido un cierto éxito que pude comprobar al ver que todo el mundo exceptuándome a mí se sabía las letras. Fuí con Alice, que trabaja en mi pousada, y unos amigos suyos que me acogieron como a uno más. 

Me todavía más un bar situado también en el barrio de Lapa que se llama Los Democráticos con nada menos que 140 años de historia. Es un bar enorme en el primer piso de un edificio con solera y techos muy altos, totalmente diáfano y con las ventanas abiertas a la calle, es tipo loft pero sin esa pretensión. Sólo abre un día a la semana para organizar un concierto de samba y se pone hasta arriba de gente. No se necesitan nada más, unos cuantos músicos, una barra improvisada con cerveza y cachaça y mucha, mucha gente sin parar de bailar. Esta vez fuímos Kaike y yo acompañados de dos bellas y simpáticas cariocas que conocimos la noche anterior, Josy y Patricia. Josy hizo lo que pudo inténtandome enseñar a bailar samba.  Estos cariocas saben pasárselo bien.

casdemo.jpg

Fiesta de samba en Santa Teresa

julio 26, 2007

Ayer por la noche estuve en una fiesta increíble cerca de mi hotel, en el barrio de Santa Teresa. En España no sabemos lo que es marcha…Nada más llegar a eso de las 11 de la noche el local ya estaba hasta arriba y había casi más gente en la calle que dentro. La música como siempre samba, en este caso samba de raíz que es el samba más antiguo y más auténtico y en vivo con un grupo de 5 músicos entre percusión y guitarra. Cuando los músicos descansan no se pone un disco porque el local no tiene ni equipo de música porque no lo necesita…En ese momento ya estaba todo el mundo bailando y cantando porque todo el mundo conoce las letras. El ambiente era otro vez increíble, gente de todo tipo, de todos los colores, de todas las condiciones sociales y de todas las edades unidos en la música y el baile. La fiesta duró hasta bien tarde y yo no dudé ni un instante en integrarme como uno más, al ritmo de las música y las caipirinhas…

Samba-cançao en Lapa

julio 26, 2007

No me da tiempo a escribir tantas cosas como quiero contaros. Tengo muchos apuntes de lo que estoy viendo y viviendo pero no tengo demasiado tiempo para pasarlos a mi blog.

Antes de ayer por la noche fuí con mi “parceiro” Kaike a un local en Lapa en el que había un conciero de samba-cançao. El samba-cançao es un tipo de samba más tranquilo en el que es difícil captar con un oído no brasileño el ritmo del samba. Fue un paso previo a la bossa nova que tuvo lugar durante la II Guerra Mundial. El samba-cançao llevó el samba de la calle a los locales, con ritmos suaves y letras melancólicas. La Bossa sin embargo rompió con esa tristeza y trataba como tema principal el amor con más optimismo.

El concierto estuvo muy bien pero se echó de menos la alegría carioca. Después nos fuímos con Roberto, un amigo carioca de Alice, la chica que trabaja en mi “pousada”. Roberto es todo un personaje que representa al carioca en un su máxima expresión. Extremedamente expresivo hizo un alarde a hospitalidad para enseñarnos a Kaike y a mí las bondades de su ciudad.

Forró en Lapa

julio 26, 2007

Parece que sin yo haberlo planeado estoy explorando más la vida nocturna de Río que haciendo las visitas que tiene que hacer cualquier turista que se precie. Y es que estos últimos días el tiempo no ha sido muy bueno así que me he visto forzado a centrarme más en la noche que en el día. Así, hace un par de noches fui con un compañero o ” parceiro” de la noche que se llama Kaike (no sé si se escribe así) y mora en mi hotel. Es un paulista (de São Paulo) muy simpático con el que he hecho buenas migas y que me ha enseñado unas cuantas cosas sobre Brasil y las diferencias entre paulistas y cariocas, sobre lo que escribiré un próximo post porque merece la pena…

 Pues bien, fuímos a un local en el que había un concierto de forró en el barrio de Lapa donde se concentran los locales nocturnos cariocas. El forró es una música/baile regional del nordeste de Brasil cuyos instrumentos principales son el acordeón y la “zabumba” que es un tambor africano. Parece que el forró fue denostado mucho tiempo por considerarlo los urbanitas una música insustancial que había perdido autenticidad mezclándose con instrumentos eléctricos. Sin embargo, últimamente está recobrando popularidad con una vuelta a sus raíces y a sus instrumentos originales.

 Lo que más me llamó la atención de forró es su baile. Es una especie de lambada pero todo más arrimado aunque parezca imposible…Los hombres van sacando a las mujeres a bailar, las cuales acceden sin atisbo de duda, es un sistema perfecto de cortejo…Por mi parte me pasé la noche mirando como un turista que soy sin atreverme a lanzarme por 2 motivos: el baile es bastante técnico y exije un movimiento de cadera al que un anquilosado cuerpo de españolito medio no está acostumbrado. El segundo motivo fue que em los bailes de forró el pescado bueno se vende muy rápido y como no seas espabilado acabas bailando con una señora de 60 años y 200 kilogramos. Y eso fue exactamente lo que a mí me pasó. En un momento dado me sacó a bailar la mujer e hice el esfuerzo por no parecer el soso extranjero de turno. No creo que la escena se haya borrado de la retina de los allí presentes…


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.